pop ads

sábado, 30 de julio de 2016

Shemihaza, el ángel que se rebeló por amor

       Descarga el artículo en pdf en este enlace:

Ángel Caído
The Fallen Angels, Salvatore Albano, 1893
       El libro de Enoc es un texto apócrifo que narra una segunda rebelión de ángeles ocurrida tras la caída de Lucifer. Ésta fue liderada por Shemihaza, un ángel guardián que decidió abandonar su labor para vivir en compañía de una mujer mortal.

El Libro de Enoc
       La rebelión del ángel Shemihaza se encuentra recogida en el sexto capítulo del llamado Libro de Enoc, un texto apocalíptico redactado entre los siglos III a.C y I d.C.
       Según la tradición fue escrito por el profeta Enoc, padre de Matusalén y bisabuelo de Noé, pero en la actualidad su redacción se atribuye a varios autores judíos. El texto original estaba escrito en una lengua semítica, posiblemente una mezcla de hebreo y arameo, y posteriormente fue traducido al griego, lo que permitió que el libro alcanzase una gran difusión.  
       El Libro de Enoc fue muy apreciado en los primeros años del Cristianismo y aparece citado en obras de importantes autores cristianos y padres de la iglesia, como Taciano, Ireneo, Orígenes o Clemente de Alejandría. También se pueden encontrar algunas referencias a él en diversos versículos del Nuevo Testamento.
       A pesar de su importancia, el Libro de Enoc fue considerado herético y finalmente apartado del canon de la iglesia católica en el Concilio de Laodicea, celebrado en 364 d.C. Tras la desaparición de la versión griega, fue dado por perdido en Occidente durante casi un milenio.
       El Libro de Enoc ha llegado hasta nosotros gracias a la iglesia ortodoxa etíope, que lo mantuvo dentro de su canon. Esto permitió que en el siglo XVIII fuera recuperado por el explorador inglés James de Bruce, que trajo a Europa tres copias del mismo.   

La rebelión de Shemihaza
       Unos años antes de que se produjera el Diluvio Universal, Dios envió a la tierra un escuadrón de doscientos ángeles con la misión de velar por los seres humanos y supervisar sus actividades. Haciendo honor a su encargo, estos ángeles fueron denominados Grigori o Vigilantes. 

       Los Vigilantes recorrieron el mundo, visitando los diferentes asentamientos humanos, pero pronto comenzaron a descuidar su labor, al sentirse atraídos por la belleza de las mujeres mortales.
       Todo comenzó el día en que su líder, Shemihaza, vio una joven bañándose en un río y se enamoró de ella. Su deseo fue creciendo con el paso del tiempo y pronto descubrió que muchos de los suyos se encontraban en su misma situación.
       Los ángeles no tenían permitido relacionarse con los seres humanos y esta prohibición les ponía en una difícil situación. Para poder vivir junto a las mujeres que amaban debían quebrantar las leyes del cielo.
Los Hijos de Dios descubren a las Hijas de los Hombres
Inmortal Love, Daniel Chester, 1923
       Shemihaza reunió a los Vigilantes en la cima del Monte Hermón, donde acordaron abandonar su importante labor para desposarse con mujeres mortales.
       Con el paso del tiempo los ángeles comenzaron a revelar a sus esposas secretos que hasta entonces habían estado prohibidos a la humanidad. Asael les enseñó el modo de embellecer su cuerpo mediante el uso del maquillaje y de joyas compuestas por piedras preciosas. Hermoni las instruyó en el arte de la magia y la brujería y Shemihaza les mostró el poder mágico de las plantas.
       Asael también reveló algunos secretos a los hombres. Les mostró el modo de extraer oro y plata de la tierra y les instruyó en el arte de la guerra, así como en la fabricación de espadas, escudos y armaduras. Como resultado, los hombres comenzaron a combatir y matarse entre sí.
       Pero ese no fue el único mal que los Vigilantes desataron sobre la tierra. Sus esposas no tardaron en quedarse embarazadas, dando a luz a una generación de gigantes, los llamados Nephilim.
       Los Nephilim se sirvieron de su poder para imponerse a los seres humanos y aprovecharse de su trabajo. Pero su hambre era insaciable y cuando los alimentos empezaron a escasear, comenzaron a devorar tanto a los hombres como al resto de las especies que habitaban sobre la tierra.
       Los seres humanos suplicaron la ayuda del cielo y su petición fue escuchada por los Arcángeles. Miguel, Gabriel Rafael y Sariel se presentaron ante el trono de Dios para pedirle que pusiera fin a aquella situación.
       Dios situó a Miguel y Gabriel al frente de su ejército y los envió a combatir a los Vigilantes, Por su parte, Sariel fue enviado junto a Noé para advertirle del gran diluvio que estaba por venir.
       El profeta Enoc, apenado por el trágico destino de los Vigilantes, se presentó ante ellos para advertirles del terrible castigo que les esperaba. A causa de su desobediencia jamás serían perdonados ni podrían regresar al cielo, sino que serían obligados a ver la muerte de sus seres queridos y después encerrados en lo más profundo del infierno para el resto de la eternidad.
       Atormentados al oír tan terrible sentencia, los Vigilantes ocultaron su rostro entre las manos y rompieron a llorar. Enoc trató de interceder por ellos ante Dios pero la sentencia ya había sido dictada.
       Los ángeles rebeldes permanecieron junto a la llamada Fuente del Llanto, situada entre el Líbano y Senir, sin atreverse a elevar su vista al cielo a causa de la vergüenza que sentían. Cuando Miguel y los suyos cayeron sobre ellos, los Vigilantes tomaron las armas y combatieron con desesperación para proteger a sus familias, pero fueron derrotados.
Ángel Caído
The Fallen Angels, Salvatore Albano, 1893
       Inmovilizados con fuertes cadenas de hierro y bronce, los Vigilantes fueron conducidos al interior de un profundo abismo, un lugar desértico situado entre columnas de fuego sobre el que no se extendía el firmamento ni bajo el cual se disponía el suelo. Se trataba de un lugar situado en los confines del cielo y de la tierra, la prisión de las estrellas.
       Allí permanecieron encerrados hasta el fin de sus días, sufriendo terribles tormentos y sabiendo que habían perdido todo aquello que habían amado.
  
Bibliografía:
-El Libro de Enoc, México, Editorial Lectorum, 2006.
-El Libro de Enoc el Profeta, Madrid, Edaf, 2005.

Descarga el artículo en pdf en este enlace:
Shemihaza.pdf

Descarga el Libro de Enoc en estos enlaces:
-Libro de Enoc pdf
-Book of Enoch pdf

 

10 comentarios:

  1. una historia muy triste esto demuestra que los seres que creo Dios no son perfectos del todo siempre son atraídos por las cosas nuevas y diferentes que existen en el cielo, y si el cielo es perfecto un día tienes que llegar a cansarte de tanta perfección.

    ResponderEliminar
  2. Los sucesos que se relatan ocurrieron unos 3000 años antes de su escritura , osea muy poco o nada fiables ,

    ResponderEliminar
  3. Muy bella historia, es curioso que existieran concilios papales 300 años antes de cristo, cuando La iglesia se formó a raid de la existencia humana del mismo. Supongo que se referirá a historias anteriores. Muy Interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existieron concilios papales 300 años antes de Cristo, la fecha estaba mal puesta en el artículo por un despiste mío pero ya está corregido.

      Eliminar
  4. Si nos ceñimos al texto bíblico, esto acontece post caida de Adán; por lo tanto nada puede ser perfecto en la creación. Sin embargo, el libre albedrío ya existía para los ángeles. Lucifer decidió conspirar contra Yahwe, mucho antes.
    Entonces, el corazón es engañoso; ante toda perfección o, por el contrario bajeza, surge una excusa para estar descontento.

    ResponderEliminar
  5. Por amor no, por lujuria cayeron y fueron condenados no por la lujuria en si, porque hubieran sido fulminados nada más caer y no fue así, sino por las consecuencias de sus actos mucho después. Shemihaza es Osiris, es Orion, allí cumple su condena y está simbolizado en las pirámides de Giza,la Gran Pirámide (8 caras como el símbolo del Dios Shamash atlante) construidas para darle culto (orientadas hacía Orion, osea hacia Osiris, Shemihaza), porque los Vigilantes fueron llevados fuera de la Tierra, pero no su estirpe, que quedó en la Tierra, su estirpe no fue destruida del todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buena su asociación, me queda todo un poco mas claro!!!, gracias.

      Eliminar
  6. Interesante, me gusta, solo corrija el capitulo no es en el capitulo dos del libro de enoc, sino en el 6.

    ResponderEliminar